miércoles, 25 de junio de 2014

Brujas, Bélgica


Brujas, en flamenco Brugge, es una ciudad de Bélgica situada a 90 kilómetros de Bruselas. Es la capital de la provincia de Flandes Occidental. Su nombre proviene del noruego antiguo "Bryggia", que significa puentes, y esta ciudad lo ostenta debido a la gran cantidad de puentes que en ella existen. No es raro oír referirse a ella como la Venecia del norte, por la gran cantidad de canales que atraviesan esta ciudad.

El mayor atractivo de Brujas es su casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000. Aunque ha sido reconstruido, su centro urbano es uno de los más grandes atractivos de Europa. Gracias a su cercanía a Bruselas ( una hora en tren ) recibe cerca de 3 millones de visitantes al año.

Seguimos aprovechando nuestro viaje a Bruselas para escaparnos, esta vez a Brujas.



Tal como bajamos de la estación de tren, nos encontramos con Minnewaterpark. También conocido como Lago del Amor, es un parque donde mientras paseamos podemos encontrar puentes que atraviesan canales, casas típicas de Bélgica, así como vegetación y multitud de cisnes y patos.




Desde 1580 hasta principios del siglo pasado, el parque era una zona de pastoreo. Después se dividió el territorio, se construyó un castillo de estilo neobarroco y tras su destrucción, la municipalidad compró el parque y lo erigió de nuevo.



Camino al centro topamos con el Begijnhof, o Beaterio de Brujas, es un área muy tranquila de la ciudad que se encuentra justo detrás del Minnewaterpark. Se trata de un pequeño grupo de casas distribuidas alrededor de un jardín.
Esta especia de mini cuidad fue creada en 1245 por la condesa de Flandes, Margarita de Constantinopla, y en la actualidad es habitada por monjas benedictinas.
Además de su arquitectura, visitar Begijnhof permite trasladarse al pasado y conocer parte de las costumbres medievales.



Entrados en la zona turística encontramos junto al canal el hospital de San Juan, también conocido como Sint Jans Hospitaal. Uno de los hospitales más antiguos que existen en Europa con más de ocho siglos de historia. En 1978 perdió su función de hospital y ahora alberga el Museo Memling, museo del antiguo hospital y su farmacia. Fue una institución rica y poderosa, con gran cantidad de posesiones y bienes, tanto dentro como fuera de Brujas.



Frente al hospital de San Juan se halla la Iglesia de Nuestra Señora, Onze Lieve Vrouwekerk en neerlandés. Es una gran iglesia medieval que data principalmente de los siglos XIII, XIV y XV. Su torre tiene 122 metros de altura, siendo la más alta de la ciudad y la segunda torre de ladrillo más alta del mundo.



La Iglesia de Nuestra Señora se construyó en el siglo XIII en el lugar que ocupaba una iglesia románica anterior, en el centro de Brujas. Entre 1270 y 1340 se construyó su torre y hacia la mitad del siglo XV se le añadió una flecha de 54 metros de altura, hecha en ladrillo, al edificio.
En su interior alberga la escultura de la Virgen y el Niño de Miguel Ángel.



Pese a parecer la misma, esta vez se trata de la Catedral de San Salvador. Situada al Sudoeste de la ciudad, es la sede del obispo de Brujas convirtiéndola en la iglesia más importante de la ciudad. Se construyó en el siglo IX como una pequeña capilla de estilo románico. La actual catedral ha sufrido cuatro incendios en su historia.  Fue después del tercero, en 1358, cuando aumentó su extensión con una ala de coló y cinco capillas radiales.
En el siglo X la catedral funcionaba solamente como iglesia parroquial junto a la iglesia de San Donatius. Fue en 1834, poco después de la independencia de Bélgica, cuando se instaló un nuevo obispo en Brujas y la iglesia de Sint Salvador obtuvo la categoría de catedral.



Justo detrás de la iglesia encontramos una maravillosa plaza donde se encuentra el museo Gruuthuse. Es una visita muy agradable porque supone una oportunidad excelente de recorrer las estancias de un antiguo y hermoso palacio gótico del siglo XV. Perteneció a la familia Gruuthuse, una de las más ricas y poderosas de Brujas, dedicada a la industria de la transformación de la cebada.



El lujoso palacete, de los señores, les recibirá como a un rey y les permitirá disfrutar de una colección de objetos que muestran la vida entre los siglos XV y XIX.



Detrás del palacio existe otra plaza más chica, a la que se llega a través de un puente, donde se puede disfrutar de una vista espectacular de la iglesia de Nuestra Señora rodeada del ambiente típico de Brujas.




No es raro encontrar casas cuya ventana da a parar directamente a los canales, simplemente otra muestra más del encanto que rodea a esta ciudad.



Una vez en el centro llegamos al corazón de Brujas, la plaza mayor o Grote Markt en neerlandés. Rodeada de edificios, con gran valor arquitectónico, encontramos construcciones del siglo XVI y XVII que funcionan como restaurantes y cafés. A otro lado destacan importantes edificios del siglo XV, mientras que al este, llama la atención el Palacio de la Provincia, o Landhuis. Esta estructura neogótica, construida entre 1887 y 1921, se utilizaba para comercializar paños. La parte sur está ocupada por los llamados Halles, antiguos mercados del siglo XIII, y el edificio más impresionante de la plaza, la Torre del Campanario.



La Torre del Campanario, también llamada Belfort, es todo un símbolo de Brujas y un extraordinario mirador desde el que contemplar toda la ciudad. Destaca sobre el conjunto la torre octogonal, que no estuvo acabada hasta el siglo XV, y su emblemático reloj con su imponente carillón de 47 campanas. Con 83 metros de altura define una silueta encantadora de la ciudad. Se trata de una construcción medieval con la misma finalidad que las construidas en Gante, vigilar y avisar los posibles peligros a los ciudadanos.
Se dice que durante siglos se guardaron en ella los archivos de la ciudad e incluso los documentos que recogían los privilegios y funciones de los distintos gremios. Es de destacar sus 366 escalones para disfrutar de unas buenas panorámicas.



Justo al lado, encontramos el Burg, la segunda plaza más importante de la ciudad. En ella encontramos el Ayuntamiento de Brujas o Stadhuis. Siendo uno de los edificios más bonitos que encontraremos en nuestro recorrido, su fachada gótica nos dejará maravillados. Cabe destacar sus tres torretas octogonales, seña de la identidad de este ayuntamiento, uno de los más antiguos de Flandes.
Sede del gobierno de la ciudad desde hace más de 600 años, el interior no nos dejará indiferente ya que refleja el poder y la riqueza de la Brujas medieval.



En la misma plaza, uno de los edificios que más llama nuestra atención por su particular estilo arquitectónico, es la Basílica de la Sagrada Sangre. En su interior se guarda la impresionante custodia que conserva el tabernáculo en el que según la fe católica y la tradición, José de Arimatea conservó el paño con la sangre de Cristo. Se cree que llegó a Brujas procedente de la antigua Jerusalén durante la segunda cruzada.



Continuando nuestro paseo por la ciudad, pasamos por este magnífico callejón que nos lleva a uno de los lugares más fotografiados de Brujas.



Conocido como Muelle del Rosario, Rozenhoedkaai en neerlandés, no es más que un recodo del Dijver, uno de los canales más importantes de cuantos hay en Brujas. Allí encontraremos un estampa formada por edificios que parecen salir del agua, vistas del campanario al fondo y todo un aire muy medieval y clásico. Difícil de olvidar sin duda.



Os dejo una última panorámica de los canales de Brujas.

jueves, 5 de junio de 2014

Gante, Bélgica


Gante (Gent en neerlandés) es una ciudad de Bélgica, la capital de la provincia de Flandes Oriental en la Región Flamenca. Está situada en la confluencia del río Lys con el Escalda. Etimológicamente, el nombre de Gante proviene de la palabra celta "ganda" que hace referencia a la convergencia, en este caso, de los dos ríos entre los que se encuentra esta ciudad. Su situación privilegiada, entre Bruselas y Brujas, a media hora en tren de cada una de ellas, suma atractivo a esta fascinante ciudad.

Gante siempre ha sabido conservar su economía. Su papel industrial desde principios del siglo XIX y su fantástica universidad han hecho que la ciudad siempre se mantenga viva. De los casi 250.000 habitantes, 45.000 son estudiantes, convirtiendo a la ciudad en una de las más animadas de Europa.



Gante ofrece, aparte de su interés arquitectónico, museos, tiendas, restaurantes y una vida nocturna bastante emocionante en la que no puede faltar su famosa cerveza belga.

Se considera que fue fundada en el siglo IX cuando Balduino I de Flandes levantó un castillo para proteger las abadías de San Pedro y  San Bavón de las incursiones vikingas.



Aprovechando un día de nuestra visita a Bruselas nos escapamos a Gante. Nada mas bajar en la estación de tren de St Pieters lo primero que nos llama la atención es la gran cantidad de bicicletas que nos encontramos. Es una ciudad relativamente grande pero no lo suficiente como para depender de un coche, por otro lado el transporte público puede ser un poco lento lo que deja a la bicicleta como el mejor medio de transporte.



La primera parada la hacemos en Citadelpark. Creado en 1875 y siendo paisaje protegido desde 1984, es uno de los parques más grandes de Gante, si no el que más. Cuenta con multitud de estructuras de diverso interés y una gran variedad de flora rodeada de vegetación y pequeños lagos.



Durante el invierno en los días de nevadas, se pueden aprovechar sus colinas para disfrutar de una buena pendiente en trineo, y en los días soleados, es un lugar perfecto para relajarse tumbado en el césped.



De camino al centro paramos cerca de Vlaamse Opera. Aprovechamos para admirar los canales que discurren por toda Gante. Más grandes, más pequeños, más importantes o menos, si queréis disfrutar de un paseo por ellos existen varias empresas que se dedican a ésto. Es otra manera de llevarse un recuerdo.



La primera estampa con la que nos encontramos en el corazón de Gante es la iglesia de San Nicolás ( Sint Niklaaskerk ).  Es uno de los monumentos más antiguos y destacados de la ciudad. Su construcción se inició en el siglo XII, sobre los restos de una iglesia romana que se incendió en 1176. El estilo que se puede apreciar en San Nicolás es el que se conoce como estilo gótico del Escalda. Se diferencia del anterior por la utilización de una piedra de tonos azul grisáceos de la zona de Tournai.



La iglesia perteneció en su momento al poderoso gremio de los comerciantes. De ahí su nombre, San Nicolás, patrón de los comerciantes. En el siglo XIV la iglesia fue ampliada y su torre fue usada como campanario o torre vigía.



En el transcurso de la historia han sido muchos los acontecimientos que han tenido lugar en este templo. En 1566 un grupo de protestantes destruyeron toda la decoración gótica. Durante la Revolución Francesa, cuando el ejército francés atacó el país, la iglesia fue utilizada como establo. Así como dos Guerras Mundiales.



Tras muchos intentos, las obras de restauración comenzaron en el siglo XIX prolongándose en el tiempo hasta día de hoy.



La siguiente para la realizamos en el Belfort o campanario de Gante. Situado en el centro de la villa, es una de las tres torres medievales características que dominan el casco antiguo de la ciudad. Con una altura de 91 metros hace que sea probablemente el campanario mas alto del mundo. Al igual que la torre de San Nicolás, ha servido no sólo como campanario para anunciar la hora y avisos, sino  también como torre de vigilancia fortificada y deposito de la tesorería de la ciudad.

La construcción de la torre comenzó en 1313 según el diseño Jan Van Haelst, cuyos planos se conservan aún en el museo. Después de continuar su construcción, intermitentemente, consiguió acabarse en 1380 con una estructura provisional de madera en la parte superior. En 1851 esta estructura provisional fue cambiada y en 1911 se volvió a cambiar por la actual.

El campanario de Gante, junto con sus edificios anexos, pertenece al conjunto de los campanarios de Bélgica y Francia inscritos en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.



Desde su campanario podemos disfrutar de unas inmejorables vistas de la ciudad.



En los alrededores visitamos el ayuntamiento o Stadhuis. Este edificio destaca sobre todo por su fachada, con dos estilos claramente diferenciados. La primera fachada, construida durante la primera mitad de siglo XVI, presenta un estilo gótico mientras que la otra no empezó a construirse hasta el año 1595, por lo que presenta un sencillo estilo renacentista.



El Korenmarkt es el lugar más animado de Gante desde la Edad media. Situado en las puertas de la iglesia de San Nicolás, la plaza ha sido un importante centro comercial ya que ubicaba el antiguo mercado de maíz.




La plaza está rodeada de edificios históricos junto a cafeterías y terrazas que hacen que sea uno de los lugares turísticos más visitados.



Callejeando llegamos hasta el Castillo de Gante o Gavensteen. Es el único castillo medieval en Flandes con un sistema de defensa casi intacto. El castillo, tal como lo conocemos hoy, fue construido por el conde de Flandes, Felipe de Alsacia, entre 1157 y 1191.



En el siglo IX, el material usado para su construcción fue la madera aunque durante los siglos XI y XII, el castillo fue ampliado y se usó por primera vez la piedra.  Es posible que la parte más antigua del castillo sea la torre del homenaje, que cuenta con una altura de tres pisos y de donde se puede divisar toda la ciudad.




El castillo se construyó sobre unas altas dunas con orillas en medio del río Lys. Antigua residencia de los condes, fue utilizado hasta el siglo XIV como fortaleza defensiva y hasta el siglo XVII como prisión.



Desde el puente de San Nicolás divisamos la iglesia de San Miguel. A pocos pasos de la Korenmarkt se encuentra esta iglesia gótica que fue construida en el siglo XV para sustituir a una iglesia románica del siglo XIII que sufrió diversos incendios.

La Iglesia fue ampliándose poco a poco hasta que en 1825 estuvo terminada. En su diseño contaba con una torre de 134 metros de altura que no se pudo llevar a cabo por razones económicas.






Unas vistas desde el puente de San Nicolás.

Una última visita y de la que no tengo fotografías, por estar en plena restauración, es la Catedral de Gante o Sint Baafskathedral. También conocida como Catedral de San Bavón, es la sede de la diócesis de Gante.

La antigua capilla fue consagrada en el 942, estos restos se evidencian en la cripta de la catedral junto a los restos de la ampliación en estilo románico (1038). En 1559 la iglesia se convirtió en catedral y durante los siglos XIV y XVI se ejecutaron diversos proyectos de expansión en estilo gótico. Fue el 7 de junio de 1569 cuando se consideró acabada su construcción.

Como curiosidad diré que es la catedral donde se encuentra el famoso cuadro, La Adoración del Cordero Místico, que sale en la película "the Monuments Men"