domingo, 31 de enero de 2016

Camboya


Camboya es un país situado al sur de la península de Indochina, en el Sudeste Asiático, formando fronteras con Tailandia, Laos y con Vietnam. Legítima sucesora del poderoso Imperio Jemer, que durante la época de Angkor dominó grandes territorios, nos permite recordar épocas pasadas en los legendarios templos de Angkor. Monumentos sin igual en cuanto a escala y grandiosidad nunca antes repetidos en el Sureste Asiático.

En el año 802 d.C Jayavarman II se autoproclamó rey y fundó el Impeiro Jemer. Después de casi seiscientos años, este reino, influido por la cultura de la India construyó numerosos templos como el de Angkor Wat, y facilitó la dispersión del hinduismo por gran parte de la región. Tras la caída de su capital ante el reino de Ayutthaya en el siglo XV, Camboya pasó a ser gobernada como un territorio vasallo por varios poderes vecinos, hasta que los franceses la convirtieron en protectorado en el siglo XIX. Tras independizarse de Francia, en 1953, vino la Guerra de Vietnam, que se extendió a Camboya. Tras los acuerdos de Paz de París de 1991, el país fue gobernado brevemente por la Autoridad Provisional de las Naciones Unidas en Camboya, que finalizó su labor tras celebras unas elecciones. Un golpe de estado en 1997 llevó al poder a Hun Sen y su Partido Popular de Camboya hasta la actualidad.



Prasat Ta Som:



Siendo un templo de dimensiones muy reducidas pero con un encanto impresionante, está situado en el extremo oriental del norte de Baray de Angkor. Construido a finales del siglo XII, durante el reinado del rey Jayavarman VII, poco se sabe de la historia y su propósito. Probablemente dedicado a su padre aunque algunos creen que podría haber estado dedicado a uno de sus profesores.




Lo más destacado de este templo es una de las puertas que posee, la puerta Este. Nos sorprenderá ver que se encuentra aprisionada completamente por un árbol.



Prasat ta Prohm o Templo de Tomb Raider:



Uno de los ejemplos más claros donde la naturaleza vence a la mano del hombre, fundiéndose y creando un bellísimo paisaje. Construido en el siglo XII por el rey Jemer Jayavarman VII en honor a su padre, fue originalmente un monasterio budista.




En la actualidad la fama de este templo se debe al hecho de ser uno de los pocos monumentos que todavía no ha sido salvado de la selva, pues fue elegido por la École françcaise dÉxtreme-Orient para mostrar el estado en el que se encontraban los templos de Angkor a finales del siglo XIX.




Esto hace una combinación impactante entre ruinas y naturaleza que llama muchísimo la atención.




En su día hubo unas tres mil aldeas, que fueron pobladas por unas ochenta mil persona, hasta que el Imperio Jemer entró en decadencia y fue desapareciendo poco a poco. En ese transcurso, la naturaleza se fue apropiando a su antojo.


Prasat Preah Khan:





Construido en el siglo XII por el rey Jayavarman VII, fue el centro de una organización importante con casi 100.000 empleados. El templo consta de una sola planta, con sucesivas galerías rectangulares alrededor de un santuario budista con aportaciones de templos hindúes y aditivos posteriores.



El lugar de construcción fue donde tuvo lugar la victoria del rey Jayavarman VII sobre el invasor Chams en 1191, aunque podría haber sido ocupada anteriormente por los palacios reales de Yasovarman II y Tribhuvanadityavarman.



Gracias a una estela con la fecha de fundación del templo, se pudo conocer información importante sobre la historia y la administración del lugar.




El santuario combinada las funciones de ciudad, templo y universidad budista. Contaba con unos 97.840 empleados, entre ellos mil bailarines y otros tantos maestros.



Prasat Pre Rup:



Es un templo hinduista situado dentro de los complejos arqueológicos de Angkor. Este conjunto pertenece al Imperio Jemer al norte de la ciudad de Siem Reap. Construido por Rajendravarman II entre 944 y 968, este monarca devolvió la capital del reino a Angkor, que en época de Jayavarman IV había sido trasladada a Koh Ker.



Se desconoce el arquitecto que se encargó de la obra pero por su similitud al templo de Mebon Oriental (más tarde lo veremos) podría ser Kavindrarimathana, el único arquitecto Jemer documentado.


Uno de los últimos ejemplos de edificio donde hay pequeñas construcciones alargadas rodeándolo. Más adelante estas evolucionaron en galerías continuas como podemos apreciar en Angkor Wat.



Prasat Bayon:



El templo de Bayon es un complejo de culto construido a finales del siglo XII en el centro de la antigua ciudad de Angkor Thom. Terminado durante el reinado de Jayavarman VII fue creado al estilo budista.




Calificado de enigmático, por sus 54 torres y cerca de 200 caras sonrientes, es un lugar que evoca un pasado glorioso, sobretodo por la calidad de sus tallas.




Ninguna de sus caras tiene la misma expresión. A pesar de que en la actualidad hay muchas torres semiderruidas, está muy bien conservado.



Hay que destacar los bajorrelieves que nos muestran escenas de la vida cotidiana Jemer. Destacando sobretodo las estatuas talladas en piedra de las célebres apsaras ( bailarinas ) o de los combates entre jemeres y champas.



Mebon Oriental:


Construido durante el reinado de Rajendravarman, destaca en lo que era una isla artificial en el centro del depósito Baray Oriental, ahora seco. Dedicado al dios hindú Shiva y en honor a los padres del rey.
La ubicación del templo refleja la obsesión de los arquitectos Jemer con las direcciones, ya que, en el eje norte-sur coincide con el templo de Pre Rub y en el eje este-oeste con el palacio templo de Phimeanakas.



Cuenta con dos muros exteriores y tres niveles. Incluye todo tipo de materiales duraderos típicos de la construcción Jemer. En la parte superior hay una torre central rodeada por cuatro torres más pequeñas en las esquinas. Las torres son de ladrillo y se pueden observar agujeros que servían para anclar estuco.



La escultura es muy rica en variedad y excepcionalidad, incluyendo elefantes de dos metros de altura en las esquinas y del primer y segundo nivel. Cabe destacar las escenas religiosas del dios Indra y Shiva.



Baphuon:



Antiguo templo de montaña, construido por el Imperio Jemer, tiene una formal piramidal con cinco plantas y unos veinticinco metros de altura, representando al Monte Meru, y dedicado al dios hindú Shiva. Su origen data de mediados del siglo XI, bajo el mandato del rey Udayadityavarman II.



El templo tuvo una primera época de carácter hindú, que se puede ver en los bajorrelieves inspirador por Ramya, y una segunda época budista, a partir de la construcción a finales del siglo XV de una estatua de Buda.



Construido en un terreno lleno de arena y debido a su inmenso tamaño, la construcción se hizo inestable a los largo de su historia facilitando varios derrumbes desde la construcción de la estatua.



Banteay srei:



Templo del siglo X construido principalmente de arenisca roja y dedicado al dios hindú Shiva.



Esta maravilla, fue la única construcción realizada exclusivamente por mujeres, presenta tal nivel de detalle y belleza que se ha convertido en una visita imprescindible. Una de las curiosidades de este lugar es que está compuesto por edificios que son miniaturas, es decir, están a una escala menor que el resto de construcciones del complejo.




Sus relieves y esculturas están trabajadas al detalle y entre sus muros podemos contemplar esculturas magníficamente conservadas.



Banteay samre:



Templo hinduista cuya autoría se atribuye a Suryavarman II y a Yashovarman II en el siglo XII y dedicado al dios Visnú. El nombre del templo significa Ciudadela de Samre en alusión a la cercana localidad de Samre.




Mantiene el mismo estilo arquitectónico de Angkor Wat, siendo considerado como el mejor exponente de este periodo después del propio templo de Angkor.




Antes de entrar al templo es recomendable recorrer los alrededores. Existe una calzada con una terraza cruciforme en la que se mezcla la naturaleza y la mano del hombre de manera impresionante.
Se cree que la terraza fue añadida muchos años después de que se construyera el templo.



Angkor Wat:


Angkor Wat, que significa ciudad de los templos, fue construida en el reinado de Suryavarman II, desde 1113 hasta 1150, en un lugar tranquilo donde los dioses dieron su aprobación. Soltaron un buey y esperaron a que a su merced se tumbara eligiendo el lugar ideal para la edificación, una obra que duró 37 años.



Tras años de crecimiento, en 1177 el imperio fue saqueado por los Cham, pero pocos años después fueron expulsados del lugar y los jemeres ampliaron sus fronteras.




Aunque los templos fueron en principio hindúes, bajo el mandato de Jayavarman VII el lugar se convirtió al budismo, remodelando algunos edificios para adaptarlos a la nueva religión, y años después llegaron los primeros monjes procedentes de Sri Lanka.



A pesar de la fuerza del imperio, llegó un periodo de decadencia donde Angkor fue siendo abandonada hasta que solo quedaron los monjes. Finalmente la ciudad fue abandonada en 1432 y la capital fue movida cerca de la actual Phnom Penh.



La selva siguió su curso y ocultó el yacimiento hasta que Henri Mouhot descubrió el templo, y a través de la publicación de sus cuadernos de viajes, el lugar fue dado a conocer a occidente.



En 1908 empezaron las primeras labores de restauración hasta que en los años 70 fueron interrumpidos por la revolución de los Jemeres Rojos. Tras la revuelta continuaron los arreglos y en 1995 se declaró Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.



Dedicado inicialmente al dios Visnú, el templo combina la tipología hinduista con la tipología de las galerías propia de los períodos posteriores. Consta de tres recintos rectangulares de altura creciente, rodeados por un lago perimetral. En el recinto interior se elevan cinco torres en forma de loto, alcanzando la torre central la altura de 42 metros sobre el santuario y 65 metros sobre el nivel del suelo.



Ciudad flotante Tonle Sap:


Uno de los pueblos flotantes más conocidos de Camboya es Chong Kneas, cerca de Siem Reap.



Chong Kneas es un pueblo flotante que se encuentra en el lago Tonle Sap, este pueblo se va desplazando según la estación del año y la gente que vive aquí se las apaña en casas flotantes que tienen formando un pueblo; en el podemos encontrar templos, gasolineras, colegios, supermercados y hasta una mezquita.



Es curioso ver como viven aquí y ver como se desplazan en pequeñas barcas desde sus casas a los supermercados o como los niños van al colegio.




El Lago Tonle Sap se le conoce por ser una de las más grandes reservas de pescado de agua dulce del mundo. Esto se debe a un fenómeno natura; desde mediados de mayo hasta principios de octubre, el nivel del Mekong se eleva invirtiendo el curso del agua y haciendo que el lago se llene por completo. Durante la estación seca, el canal vuelve a su curso natural drenando las aguas del lago hacia el Mekong.